domingo, marzo 05, 2017

LAMENTO POR LA LATA DE REFRESCO DE FERNÁNDEZ MALLO

Los poemas de Sidney West
JUAN GELMAN
*

Abollar:: Der. del lat. bulla, 'burbuja', 'bola'
Producir una depresión en una superficie 
con un golpe o apretándola


LAMENTO POR LA LATA DE REFRESCO DE FERNÁNDEZ MALLO
O ROBO Y/O MUY BREVE ENSAYO DONDE APROVECHO 
PARA EL LAMENTO PROPIO Y PONER VARIOS "EMOJIS"

Conduzco cada día por la provincia/por la autovía (/por la hoja)
en un coche abollado de 2003 (que no es PEUGEOT),
a veces me pongo a Harvey, otras Cat Power,  el caso
es que siempre cruzo perpendicular a un puente
que no dice MANHATTAN BRIDGE u otro exotismo sino LA TORRE, y el caso
es que hoy me fijé más en la cartelería de carretera
(SEX sigue siendo una gran franquicia)
y se me puso el amanecer en la boca
y el coche a 140 (por todo lo anterior digo ¡Oh, mi riesgo!)
y el cerebro pobre vistió harapos y el caso
es que al llegar al trabajo (un instituto en la periferia donde ejerzo la docencia tan misanWERTiana como puedo)
linda con un comercio que no es LIDL, varias expendedoras de petróleo, siempre
el mismo runner mañanero (o no), pero siempre
las mismas montañas grenoblenses en lo setabense (o no), el caso
es que me crucé con un gatito muerto
y me vi en la obligación de romper a llorar para nadie
(aunque ahora lo diga aquí 
y sea para otros 
y se le quite tragedia al abrirme el abrigo), y el caso
es que en esa materia muerta vi la muerte de un amor
(paro ahora para decir que yo tuve un amor,
que empezó casi con un bebé de gato y murió casi
con un gato llagado en el intestino
y eso da mucha pena, NADA DISNEY, 
e intento agarrarme al mango del autobús
para no caerme con este llanto de bruces
aunque sea incierto
pues como dije conduzco cada día por la provincia/ por la autovía (/por la hoja)
en un coche  abollado de 2003 (que no es PEUGEOT), con el que cruzo puentes y veo las grúas titilar a lo lejos), el caso
es que sé lo que contiene tu lata de refresco, Fernández Mallo,
a la que no le pongo marca porque no me esponsoriza:
y he venido a la pantalla
a decirte lo que tiene tu lata de refresco: y creo,
creo que tu lata contiene
también un gatito (el gatito vivo sería el del amor,
el gato muerto sería, por ende, el desamor), no sé si me equivoco, puede
que existan otras posibilidades más o menos paralelas como:
   a) que contenga el amanecer
   b) que  contenga el amanecer en la boca
   c) nada: solo se parece la boca de la lata a la boca de nuestras caras
   d) que contenga el yo mistérico
   e) lo que tú digas (ANÚNCIATE AQUÍ). Por cierto,
sé que no te interesa lo de mi examor narrativo-felino, el caso
es que tal vez me equivoque, es la hermenéutica y la vida,
que nos supera en 🌝✊👅y en ¡AINS!




2 comentarios:

Kalonauta dijo...


Hola, Carolina

Como esto estaba más tranquilo últimamente hacía tiempo que no me pasaba por aquí, lo he hecho hoy para enlazarte desde mi blog... Me gusta el texto. Intentando visualizarlo he hecho un esfuerzo mental importante, pero no puedo imaginarte conduciendo otro coche que no sea un Audi (¡Ooops, se me ha escapado un product placement!). :-)

Un abrazo

yo, la reina roja dijo...

;)