viernes, diciembre 02, 2016

MY OWN, MY OWN, THROUGH MY OWN FAULT

Han venido a hacer comité
todas las Carolinas vestidas de desolación
a esta orilla.
Se las oye plañir algo aprendido
como un rezo, como una lección de inglés de primaria:
"My fault, my fault, through my own fault".
¿Qué habéis hecho? Venid todas,
mirad la pared, poneos
de rodillas, traed
la notita firmada,
ahorcaos de la lámpara.
Que las cosas que malpasan
son todas vuestra culpa,
todas, todas.
La negra noche,
la tuera amarga,
los adolescentes que mueren en la autovía,
la peste de 1348,
Trump y las úlceras;
mirad, no escondáis la cara
en el hueco de las manos:
mirad al pobre Ícaro tendido
en la tela del mar,
boca abajo, con su piel de estrellas,
se mece más muerto que la ceniza.
Es vuestra culpa
("My fault, my fault, through my own fault")
y no os atrevéis a ponerle una corona, una caricia,
y en la frente un beso
y  voltearle para mirar sus ojos dulces por última vez,
a él, que voló por vuestro reflejo
en sus ojos dulces,
demasiado alto, el Sol en sus gacelísimos ojos,
ya mancha de desoladas mujeres
arrastrando letras, tiranitas
vestidas de abrigos de bocas de tinieblas.


No hay comentarios: