jueves, diciembre 31, 2015

COSAS

"Estamos rotos", Lucía Boscá

Útimamente imagino cosas irreparables,

tristísimas,
como un unicornio abierto en canal
en la mesa del quirófano
y luego
muchos niños llorando
por la muerte del unicornio,
también imagino que mi columna vertebral
se retuerce doliente
y que las palabras ya
no me explican,
que se descoyuntan y
necesitarán corsé de hierro.
Tengo la misma explicación
que la tienen las patatas que no germinan.
Es decir,
que no importa el uso lingüístico
que haga de las cosas tristes e irreparables
que imagino.
Es que sucede.
Y es todo negro nutrido,
ayes y huellas al margen del análisis
y tu empírica mano que me aparta.


3 comentarios:

Kalonauta dijo...


¡Vaya! Contigo sois ya cuatro las amigas y conocidas mías que veis las cosas algo negras estas Navidades... Si personas tan maravillosas como vosotras están tristes debe ser porque el mundo en que vivimos es realmente feo; esperemos que se vuelva algo más bonito en este año que empieza, y que ese cambio se refleje también en vosotras y volváis a brillar con la luz de antaño.

Un abrazo

yo, la reina roja dijo...

Feliz año Kalonauta. ¡Abrazo también!

Miguel Ángel Pegarz dijo...

La vida es muy negra. A veces hay gente luminosa que consigue olvidarlo. Y gente muy especial que consigue que incluso otros lo olviden. Un abrazo,dos si es autobiográfico.
Salud.