jueves, agosto 06, 2015

LOS SALVADORES

Ella es la mujer del pasado y él, el hombre porvenir. Su historia sucede en bucle: se juntan continuamente en el presente para salvar el mundo del Apocalipsis. Primero, ella suspicaz; él sin percatarse. Luego, una vez identificados, siguiendo su plan, corren a esconderse de los destructores en las zonas más degeneradas de la ciudad, disparan armas láser, lidian con los robots más diabólicos que se hayan inventado,  les hieren hasta estar en situaciones penosas... (por ejemplo, ella siempre se raja la misma pierna y él le aplica el mismo torniquete). Pero justo el segundo antes de separarse para proteger al mundo -que es por lo que él ha ido atrás y ella ha ido hacia delante-, caen en que se aman como nadie ha podido relatar en ningún escrito, ni Safo ni Shakespeare ni Lorca ni ninguno de esos autores orientales de honda melancolía y no hay nada que hacer porque deben separarse para salvar a la humanidad de su destrucción. Y la historia sucede en loop tantas veces como puedas leer.

3 comentarios:

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Un día decidirán quedarse juntos y se producirá el final feliz: todos a tomar por c***

yo, la reina roja dijo...

Hola, generoso Miguel Ángel. En verdad quise retratar una historia de esas en la que los "amantes" nunca llegan a decirse nada y así se les pasa el arroz. Elegí la coyuntura apocalíptica (me vino Terminator a la cabeza, ya ves).
De lo otro, cada vez escribo menos en papel. Me cuesta también. ¡Abrazo!

Kalonauta dijo...


A mí me ha venido a la cabeza la peli de Lady Halcón, en la que Michelle Pfeiffer se convertía en halcón durante el día y Rutger Hauer en lobo durante la noche, de manera que nunca podían estar juntos... Pero eso sí, los dos podían fardar de mascota con estilo.

Estoy pensando que tal vez ya he hablado antes de esta película en tu blog, pero por otra parte me parece lógico: el tema del amor imposible es bastante recurrente en poesía... ¡Ay, el amor! [Suspiro]

Un abrazo, Carolina