jueves, julio 16, 2015

COGERSE


Quedaron para cogerse (el relato solo funciona yendo y viniendo del español peninsular al de ultramar). Los mensajes previos al celular fueron, a su modo para cada uno, los preliminares. Él deseaba sus pechos, así que los cogió. Ella deseaba su verga, así que la probó. "Cógeme, cógeme", le pedía aquél. "Te voy a coger todito", le replicaba aquella.
Cuando él terminó (ella fue muy generosa con el tiempo concedido y con los gestos aplicados), decíamos que cuando él terminó del todo y se encendió el pitillo (la melena caía con salvajismo por los hombros  y el cabezal que había sufrido los seísmos hacía unos minutos; el sudor que plateaba brazos y piernas era propio del león que acaba de cazar yugular), ella encendió la sierra eléctrica. Y cogió todos los cachitos de él y los envasó al vacío.

2 comentarios:

Kalonauta dijo...


¡Ouch! Eso ha dolido... ;-)

andoba dijo...

Ella tenía más hambre. ¡Qué entretenidos son estos relatos veraniegos!