sábado, noviembre 15, 2014

LA CIUDAD Y LA RATA

"Valencia es la tierra de las flores, de la luz y del amor",
 J.A. DE LA PRADA


Mi amada se peina los cabellos de Helio,
una ninfa parece con su vestido de agua.
Sueño con ella de noche y sueño despierta
pero me desdeña y me pide que me vaya.
La miro levantar con aurora en las mejillas;
se despereza y pone en su pelo gaviotas;
se perfuma con Mediterráneo y azahar
para negarme siempre así pasen las horas.
Pero sigo esperando a que cambie su favor;
yo, que transijo su ruido, su gris, su cloaca,
yo, que espero su canto, su azul, su esplendor...
resulto, para ella, una simple rata.
Mi ciudad me vomita y yo me alimento
y me relamo, humilde mugrienta alimaña.

7 comentarios:

Miguel Ángel Pegarz dijo...

No te dejas en muy buen lugar en el poema si lo he captado correctamente. Las ciudades son así de desagradecidas. Quizá por eso yo no acabe de sentirme de ninguna.
Hermoso.

yo, la reina roja dijo...

Lo que siento por mi ciudad es amor y odio a la vez, Miguel Ángel. Gracias por pasarte y comentar, ¡como siempre!

andoba dijo...

A mí me parece una bonita canción de amor a tu ciudad. Las ciudades siempre nos dan y nos quitan, y por eso esa relación controvertida (no siempre el amor nos trata bien). Pero la propia ciudad siempre resulta inspiradora.

Me ha gustado la rima (ya me conoces).

Besos.

yo, la reina roja dijo...

Claro, Andoba, ya... Por cierto, ¿cómo va la (tu) escritura? Besos.

andoba dijo...

Ya sabes cómo son las musas, que van y vienen. En realidad más van que vienen, pero no me quejo. Te escribo y te cuento.

dEsoRdeN dijo...

admito que en tu ciudad siempre he sentido mucha hostilidad y amargura generalizada (es una pura percepción personal, y seguramente azarosa, pero es lo que me ha tocado vivir allí las veces que he estado... :S)

yo, la reina roja dijo...

Ya, Desorden, me comentaste algo. Lo siento mucho porque "mi" ciudad es muy bonita potencialmente.