viernes, agosto 01, 2014

32 GB

La chica del tinte con raya oscura de tres dedos a propósito y la camiseta usada 7536 veces corre y en su mano lleva el USB mini de 32 GB que el hombre con una vida muy normal en apariencia había adquirido vía una página web para incluir muy ordenadamente sus carpetas del trabajo que son absolutamente secretas y nadie debería acceder a ellas así como sus archivos de tiempo libre porque es muy aficionado a la fotografía de espacios naturales a los que suele acudir y poner sobre rocas o troncos viejos juguetitos de plástico de sus hijos pequeños que son mellizos de 5 años y ya pueden imaginar que han emprendido una batalla entre dinosaurios y especies animales aún no extinguidas como búfalos y jirafas -cuyos machos pueden alcanzar los 5,5 metros- y rinocerontes haciendo GRRRR sin temor a querer metérselos en la boca y ahogarse súbitamente lo que sería un espanto y además incluye una carpeta con correos y fotografías de sus amantes ordenadas por fecha desde el mes anterior de su boda pues sin duda el precio del usb era estupendo para la capacidad y el tamaño del dispositivo que el hombre con una vida normal olvidó por su mala memoria en aquella mesa auxiliar en la que justo antes había gritado a  la joven anteriormente descrita.

7 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

me he quedao sin aire leyendo..............................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................

Kalonauta dijo...


No sé por qué, me imagino a la chica del tinte con la cara de Franka Potente...

Besos

andoba dijo...

Redondo. Un final perfecto para su principio (aunque en tanta redondez una cuña para evitar el ahogamiento -ya sé: también ahí está la gracia- no hubiera estado mal.

Una historia más de... ¿venganza o justicia?

Besos, Carolina.

yo, la reina roja dijo...

No, no es venganza es pequeño placer escribiendo, Andoba. Gracias por no respirar en este, amigos. ;)

andoba dijo...

No había pinchado en la foto, pero es verdad: siempre quedará un corazón en el asiento de atrás de un viejo coche.

Miguel Ángel Pegarz dijo...

¿Alguien realmente lleva una vida muy normal? Me gusto el relato.

yo, la reina roja dijo...

¡No, desde luego!