jueves, septiembre 05, 2013

MANZANAS AL HORNO

"Good fruit", HEFNER

Horneé manzanas para nosotros,
para el postre que nunca tomaremos
y yacen en un plato, en la nevera,
a la espera de la última unción.
Pensé: "qué doradas y qué blanditas
quedaron, tan abiertas que dan pena".
Manzanas como enfermas terminales
de estar solas y pasar tanto frío
dejadas con desgana entre los quesos,
¿podréis pudriros con el frío gélido
de una nevera no frost? ¿será antes
de que ejerza la limpieza doméstica
o después de que me invente el invierno?


3 comentarios:

Miguelángel Pegarz dijo...

Manzanas ¿no?. Muy melancólico.

Anónimo dijo...

Pues yo conocí a una chica que hacía un postre riquísimo con manzana al horno, helado de vainilla, cereales y un toque de canela. Y, ah, se me olvidaba... un trocito de un chocolate que aquí no mencionaré para que siga siendo nuestro manjar secreto. La verdad es que no me importaría repetir! Si quieres te paso su teléfono y os coméis las manzanas juntas ;)

Un beso, tronca.

P.S.: también hace tortillas de patatas muy buenas.

yo, la reina roja dijo...

Sí, esa era la intención, Miguelángel. Anónimo, ¡suena bien ese postre! ;)