lunes, junio 17, 2013

DESAPARICIÓN

En la mediana, una abeja liba una flor. El fumigador vestido de blanco mata insectos, incluida la abeja. Pierde el equilibrio y un coche que pasa lo arrolla. El coche vuelca y mueren los pasajeros. Se crea un accidente en cadena y hay varias explosiones. Entre las llamas, parece que bajase la mano de dios como una apisonadora satisfecha. Pero, justo en ese momento, se quema el único diccionario multilingüe del mundo y deja de existir la palabra "dios", y con la palabra, la idea.


 


11 comentarios:

MARIA dijo...

Me encanta!

yo, la reina roja dijo...

¡Gracias, María!

pris dijo...

efecto dominó con moviola hacia atrás o el poder de las palabras. qué ritmo, me encantó a mí también.































yo, la reina roja dijo...

Oye, Pris, lo de "efecto moviola" ¡paténtalo ya!

Anónimo dijo...

Los coches no explotan ;) Palabra de hija de bombero

dEsoRdeN dijo...

Joder, eso sería maravilloso!

Kalonauta dijo...


¡Me encanta la foto! Había pensado en comprártela, pero veo que ya se la ha quedado Pris.

yo, la reina roja dijo...

Oye, señorita anónima, que tampoco hay diccionarios multilingües que contengan todas las lenguas del mundo... :P
La foto podéis compartirla por las redes sociales. Os la regalo.

Jorge Ampuero dijo...

Al final queda la idea, pero la idea no es Dios que queda.

Saludos ;-)

Miguelángel Pegarz dijo...

Jaja es cierto que los coches no explotan, es una americanada. Y yo sigo existiendo aunque te cargues mi diccionario multilingüe por el que por cierto la SGAE nunca me paga.
Fuera desvaríos de este loco, me gusta el punto metaliterio-sobrenatural que le das al relato, un placer leerte también en prosa.

bashir dijo...

Y ahora, ¿quién tendrá la culpa de todas nuestras desdichas? ¿quién llenará este vacío? ... ;)