lunes, mayo 20, 2013

PAN RANCIO

Te habría probado 
-como el pan-
con los dedos.
Despacio, posar 
mis labios sobre tu corteza,
besar tus grietas.
Partir con mimo
los pedazos
y reservar, celosa, miguitas
en la palma de la mano
para luego.
Pero tanta ternura,
tanta miel ofrecí
a un pan reseco...
que solo en la basura
habrá de florecer
este pan duro,
un pan perdido,
un pan tan rancio.


____________

Foto: Stella Blasco Berlanga. 
 

6 comentarios:

Miguelángel Pegarz dijo...

Hay gente que no sabe aprovechar las buenas oportunidades.

yo, la reina roja dijo...

Si es que hay panes que parecen de leche y son de de levadura seca, seca.

dEsoRdeN dijo...

La panadería está llena de deliciosos panecillos calentitos y recién hechos. Los mendrugos, que se pudran en la basura

Kalonauta dijo...


No sé por qué, este texto me ha recordado ese anuncio que pasan últimamente por la tele, "De Padres a Hijos", de Bollycao... ¡Cómo lo odio! "20 años y 1040 Bollycaos más tarde"... Por lo visto, la conclusión del anuncio es: si no quieres acabar con problemas de salud, no comas más de un Bollycao por semana.

(Ya sé, ya sé, está pillado por los pelos, pero es que me apetecía saludar, y eso...)

Brigitte Weland dijo...

Si yo fuese Dios
y tuviese el secreto,
haría
un ser exacto a tí,
lo probaría
(a la manera de los panaderos
cuando prueban el pan, es decir,
con la boca)... dice Ángel González.
Por lo que veo la cosa está en la harina. A veces hay tartas de chocolate, a veces tortas como panes.

yo, la reina roja dijo...

Desde luego, Desorden.
Qué gracia, Kalonauta.
Muy bien traído, Brigitte. Tenía esos versos en mi cabeza. ¡Bienvenida!