martes, octubre 09, 2012

BLUES DEL VÓMITO



Por no enfermar (de él y las fiebres) me fui hacia el Norte. Se ve que no hice adecuadamente las maletas; pasé muchísimo frío. Pero todo estaba bien -me decía-, todo estaba en orden. De repente, apoyada en una farola de la gran plaza, comencé a vomitar sin parar. No había bebido, y soy fuerte de estómago, pero seguí vomitando y vomitando. Parecerá una exageración pero llegaron los de la Cruz Roja y, como no fue suficiente auxilio, vinieron también los del ejército con la unidad de salvamento. O era mi delirio. Perdonad si os provoca asco pero aquel vómito surgía como si mi esencia quisiera volverse al mar. Todo por pensar en él; como Stanley March al ver a Wendy Testaburguer. Por no enfermar (de él y las fiebres), casi no lo cuento.



8 comentarios:

MARIA dijo...

Me gusta más la normal!

yo, la reina roja dijo...

Gracias, María. La otra la veo como canción, tal vez por eso me animé a postearla.

Jorge Ampuero dijo...

No hay nada mejor que vomitar palabras.

Saludos ;-)

yo, la reina roja dijo...

¡Bienvenido, Jorge!

dEsoRdeN dijo...

Pues perdona que te lo diga, pero te lo mereces: qué manía tenéis de buscar el maldito y tedioso orden...

;)

yo, la reina roja dijo...

Ma que tens malicia! ;-)

Cybrghost dijo...

Hay virus de los que no se puede escapar.

bashir dijo...

Vomitar libera!