domingo, octubre 14, 2012

BAUMGARTNER NIÑO

Baumgartner niño tenía miedo a la piscina y al agua en general cuando su madre, cansada de oírlo quejarse porque le mojaban los demás niños con su chapoteo, lo tomó en brazos y lo tiró bruscamente a la piscina.

-¡Ya está!; ¡así aprenderás!

Y Felix se quedó mudito y nadó como un perrito hacia las escaleras sin apenas hacer ruido.

Por eso quiere tirarse al vacío, saliendo de una gran medusa, con su traje de hombre rana. Para demostrarle a su mamá que ya no le tiene miedo a nada, y mucho menos a una piscina comunitaria. No quiere impresionar a ninguna chica, no; ni a sus excompañeros paracaidistas ni a sus amigos del bar que se meten con él cuando le llama su madre para que devuelva de una vez los tupperwares atrasados. 

Pero, ¿y si Baumgartner cayera en una piscina olímpica?

6 comentarios:

Nacho López Murria dijo...

Muyy bueeeno!

yo, la reina roja dijo...

¡Me alegra, Nacho!

dEsoRdeN dijo...

O peor todavía: imagínate que va a parar a un precipicio. Uf, qué vértigo...

Kalonauta dijo...


El otro día subí a las Torres de Quart, que hacía tiempo que no las visitaba, y ¡menudo vértigo pasé! Imagínate ahí arriba, a 40 kilómetros de altura... De todos modos, yo creo que los primeros 20 deben ser lo más fácil... lo jodido empieza en los últimos 20, cuando entras en la atmósfera y el zarandeo del aire te recuerda la relativamente alta probabilidad de que te metas un josconcio contra el suelo.

yo, la reina roja dijo...

¿Nos lanzamos entonces, Kalonauta?

Kalonauta dijo...


De acuerdo... Las Damas primero, por favor.