lunes, septiembre 03, 2012

BRINDIS

                                                     "Cuando se habla de deseos lo difícil no es conseguir lo que se desea, sino que lo difícil es desear", Deleuze. 

El gesto más humano que tuvo
fue querer meterse en mi falda.
Luego las frases,
la torpeza que tiraba ceniceros,
el olor a hombre rancio
llenando el patio de vecinos.
Así que brindo
por los deseos no realizados.
Por la proeza
de construir un deseo
tembloroso y con rubores
que habrá de morir
de ceniza del tiempo.




 


9 comentarios:

pris dijo...

miércoles, 28 de diciembre de 2011 a la(s) 17:25 ·

Me he hecho un propósito: no voy a desear nada.

El último año ha estado lleno de grandes cosas.
Cosas tan grandes que ciertamente te han superado.

Sensaciones que creías perdidas se colaron, discordantes, en un tiempo equivocado. Un tiempo donde ya no cabían, donde eran cuestionadas, donde ya no eran bienvenidas.
Qué hacéis aquí. Les espetabas. Qué habéis venido a hacer, me arrancáis el corazón. Y ellas, con cara lastimera, te pedían asilo; te decían, sin decírtelo, que no se habían ido nunca mientras se ponían a bailar alegres, adivinando que aquella puerta entornada realmente siempre había estado abierta de par en par. Y las dejaste entrar, sabiendo que aquellas huéspedes incómodas y deseadas pondrían tu casa patas arriba.

Fueron tiempos entonces dedicados a ocultarlas mientras devoraban, cual termitas, todas las patas de las mesas de casa.

Pero eran tan luminosos esos días...

pris dijo...

déjame brindar también por los deseos, para que no se cumplan, si no tenemos la prudencia necesaria para no desear. si es que los deseos mueven sin duda el mundo pero son muy peligrosos: a veces se cumplen.

dEsoRdeN dijo...

¿Que lo difícil es desear? ¿Qué droga se había tomado Deleuze cuando dijo soberana estupidez?

yo, la reina roja dijo...

Pris, desear es emocionante aunque a veces desencadene peligros.
Desorden, es que tú tienes mucha práctica como deseador y los filósofos son muy teóricos. Pero el libro de donde extraje la cita aclara muchas cosas y su autor dice muchas verdades.

María Mercromina dijo...

oh

yo, la reina roja dijo...

ñam (me como tu "oh")

dEsoRdeN dijo...

La teoría no vale nada sin la práctica. Pero si el libro dice verdades, seguro que será interesante. Lo buscaré

Gregorio Gabiria dijo...



El deseo, que siempre nos persigue, cuando se muestra seductor e incontenible es cuando, sin poder remediarlo, se sitúa delante y un punto débil muestra...


Gregorio Gabiria

yo, la reina roja dijo...

Bienvenido, Gregorio, y gracias por tu comentario.