sábado, agosto 11, 2012

DE VERANO

En calurosas horas, mirad a Carolina.
Medio desvestida, descansa en el sillón,
enfundada en pijama de Zara sección niña
y no lejos del mini bar y el agua en sifón.

La fina tela blanca junto a ella se inclina,
rozando con su pico el sedoso mini short,
no lejos de sus pechos de porcelana china
que medio oculta, medio enseña, top de algodón.

Con sus sutiles filtros la invade un suave sueño;
llega él, sin hacer ruido, se acerca a su vis,
besa su boca entreabierta, su barbilla luego

con bocado hambriento que busca su flor de lis.
Abre los ojos,  mira con mirar picaruelo
mientras él entra en sus braguitas de Little Kiss.


2 comentarios:

pris dijo...

Inevitable empezar a jugar e imaginar un de otoño: "en otoñales horas" o acaso un "en torrenciales horas"; con paraguas, katiuskas, gabardinas y alguna ventana que le deja entrar al abrirse por el vedaval. A jugar! Muy chulo.

yo, la reina roja dijo...

MMMM. Gabardinas... ;-) Merci!