viernes, julio 06, 2012

EL CUMPLEAÑOS

El día del 30 cumpleaños de Fabio García fue también el de su funeral. La señora de García no sabía muy bien qué hacer, a parte de llorar, claro está. De hecho, su jornada había comenzado muy extrañamente pues justo cuando recibió la funesta noticia por teléfono tuvo que contestar con una rampa en la pierna derecha sin parecer que disfrutaba de un orgasmo. El gemido de dolor y placer suenan parecidos.  El agente encargado de la noticia recibió un escueto "Sí, de acuerdo" en su móvil que, por cierto, lo dejó helado. Pensó: "Cómo se toman las muertes hoy en día, hay qué ver. Ni la muerte, con la crisis, es lo que era".

-¿Qué haré con todos los regalos que Fabio nunca abrió ni abrirá?- dijo la viuda en voz alta ante el espejo del baño.
-¿Por qué pediría tickets regalo en las tiendas? -pensó mientras orinaba.
-¿Debería devolverlos o regalarlos "de nuevo"?- añadió mientras se lavaba las manos.

Esa mañana, Fabio García había salido temprano con su coche de segunda mano a dar una vuelta más allá de los límites de su ciudad. Quería encontrarle repentinamente un sentido a su existencia y decidió hacerlo fuera de la urbe, contemplando los huertos que la rodeaban, paseando entre caminos en los que los coches echan sus carnes a los lados para dejar pasar a los camiones de animales...

Entre sus últimos pensamientos estuvo el dejar a su mujer, no por nada personal, entiéndase. Por el gusto de la aventura, de alejarse de la cotidianidad y los que te conocen. Pero tomó el camino de regreso a casa, con cierto sabor a estoicismo, para darle un beso en los labios aquella mañana de julio en que había alcanzado la treintena.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

.......................Julio 6/12

~Una Vida Mas~

Un tick-tack inquieto
marca las horas silenciosas
con puntuales ahujas
de "la callada noche...

Un gato blanco y negro
enroscado del hocico al rabo
ronronea entre las medias del dia
con el estomago lleno...

Cuadros, fotografias con marco
reflejan tiempo parado e importante
en las vitrinas y paredes
que conmemoraron un pasado.

Y Tu... como siempre
cansado, agitado,
el calor te dejo extasiado
y ahora duermes como un "bendito.


Ysa,


Felices San Fermines!!

Anónimo dijo...

Siempre es fascinante imaginar en qué pensaban los muertos justo antes de encontrarse con la muerte.
Supongo que muchas veces en cosas insustanciales, en detalles que les harían avergonzarse (de haber sabido que era lo último en lo que iban a pensar).

Me ha gustado mucho el relato, Caroline.

M.G

yo, la reina roja dijo...

Gracias, Ysa.
Muchas gracias, M.G. Sí es fascinante. Me pregunto qué no sé que pensó Fabio García...