domingo, enero 22, 2012

FICCIONES

Quemas el incienso del delirio
y apesta la casa.
Huele a herida y sueños.
Miras por la ventana
para escapar del hedor a quimera
y encuentras
en la calle una mañana
como imagen de Siberia.
No puedes escapar
de la ficción, del deseo.
No puedes huir
de tu vientre y sus indicios
aunque no lo entiendas,
aunque te mueras de frío.











Poema que recicla este otro de Luci Romero:

SIBERIA
Quemas inesperadamente las alas en delirio,
y la mañana se presenta tan desierta como un sueño en Siberia
pretenderás abarcar el mundo vertido
en el fondo de esa fábrica de arena,
deja
que los manuales de ficción de vidas
se autofabriquen,
y perfecciona tu trabajo en la inestable soledad que provoca el nacimiento.
Y derrama agua dentro de ese vientre que gesta tus presagios.







2 comentarios:

Nacho López Murria dijo...

Reconstruyes muy bien :)

yo, la reina roja dijo...

¡Gracias, Nacho!