sábado, diciembre 10, 2011

EN EL ASIENTO DE ATRÁS

En el asiento del coche
me tendiste una trampa
y luego yo he pagado
por todos los daños.
Es culpa mía el deshielo en los polos.
Mi falta, la extinción del dinosaurio.
En el asiento del coche
de atrás, me enredaste
los pies y las manos.
Si me dejas pagaré con insomnios
haber llevado en barco esclavos negros.
Haber quemado en Amazonas tanto árbol.
Culpa mía, sólo es culpa mía,
según el Boletín Oficial del Estado,
el diario El País esta mañana
o todo lo que tus labios han callado.

1 comentario:

dEsoRdeN dijo...

Mal negocio, el de ese asiento de atrás...

(qué cámara tan chula!)