domingo, septiembre 18, 2011

FRAGILIDAD

La noche se abría en dos
mientras dejabas
tu mirada clara derramarse
en mis manos de niña.
Casi se desploma tu cuerpo
sobre el mío
y noté la herida de tus rodillas
crujir sobre la acera.
En mi nuca.
Bajo mi lengua.
Tú, igual que yo, indefenso
ante los días.
Teniendo tanta alma,
tanta,
bajo la humilde camisa.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanta el alma bajo la camisa.
muchas gracias por alegrarme el domingo, reinaroja.

yo, la reina roja dijo...

Gracias a ti por tu comentario, por supuesto. Buen domingo.

dEsoRdeN dijo...

y cuánto me gusta la fragilidad, y qué poco me gustan los muros

yo, la reina roja dijo...

Por eso el muro de la foto está herido, desorden. :-)

dEsoRdeN dijo...

los ladrillos heridos sangran cemento?

Nacho López Murria dijo...

me gusta mucho :)

yo, la reina roja dijo...

Si le quitas la interrogación, desorden, parece una greguería.
Me alegra muchísimo, Nacho. Gracias.

dEsoRdeN dijo...

los ladrillos heridos sangran cemento

yo, la reina roja dijo...

:-)