sábado, agosto 27, 2011

COMO EN TOKIO BLUES

En nuestra cama
pasaron las estaciones
y tuvimos frío.
Como en Tokio Blues
nos engañamos,
NOS VOLVIMOS LOCOS
y nos ahogamos en las ramas.
¿Cuánto puede nevar
en el verano?
Nuestros gritos
se oían
en el centro de la Tierra,
los escucharon
los hombres y las mujeres del Medievo
pensando
que les iban a arrancar el alma,
a despedazarlos.
Dime
qué más locura hay,
qué más pena,
que dos que se aman
con las uñas y los dientes.
Y no conocen otro modo.

4 comentarios:

Ene dijo...

Si ese modo de amarse está bien, ¿para qué conocer uno nuevo?

Un saludo.

dEsoRdeN dijo...

Amor doloroso, ese...

Nacho López Murria dijo...

M encanta "dos que se aman
con las uñas y los dientes.
Y no conocen otro modo."

yo, la reina roja dijo...

Gracias, como siempre.