lunes, julio 11, 2011

MÉNAGE À BLAGUE

Esto es un inglés, un francés y un español, en realidad, una española, más concretamente yo. Nunca he estado en un chiste antes. El americano se inquieta y me dice “C’mon, girl, let’s get started” y el francés, por su parte, “Allez-y”. Pero no sé muy bien de qué va el chiste, si de estereotipos internacionales o si de cosas machistas. Normalmente no se incluye a las mujeres en los chistes a no ser que el chiste sea sexista.
El inglés dice que mejor nos vayamos a un pub a discutir lo que se tenga que hacer. El francés dice que “bah oué”. No sé cuál me gusta más. El inglés tiene su punto, así trendy y rubiete. El francés, por el contrario, es moreno, con el pelo muy rizado, y alto. Imagino que en los chistes no se liga, que uno sólo hace su papel para hacer la gracia y ya. Pero, no sé, James, el inglés, ha empezado a invitarnos a pintas y los 3 estamos bastante cariñosos. Y Pierre me ha cogido de la nuca y ha empezado a acariciarme el pelo susurrando a Gainsbourg. Quién lo diría, metida en un chiste fácil y me veo con dos tipos buenorros en un hotel del centro. Y la cosa acaba así:
a) Como es un chiste, en la habitación del hotel el francés y el inglés dicen que se han enamorado y que prescinden de mí, lo cual, evidentemente, no me hace gracia.
b) En un final alternativo, Jamie, Pierre y yo empezamos a desnudarnos y cuando estamos haciendo una figura complicada entre los tres, llegan nuestros respectivos novios (que estaban en otro chiste y habían conseguido, para colmo, la misma llave de habitación). Final también bastante patético.
c) En realidad, James y Pierre no son inglés y francés respectivamente sino que habían hecho una apuesta para ver si yo cedía o no al menage. Los dos son españoles imitando acentos para seducirme. Así el chiste se da por invalidado y no hay final. Nos jodemos todos, pero de otra forma.

6 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

La opción C me ha recordado a una noche de hace muchos muchos años en que saliendo con un colega, me hice pasar por bilbaíno ante una chica de Donostia durante horas y horas hasta acabar en su casa. Creo que coló...

Elena Lechuga dijo...

Pues con tantos inicios y finales, me has dado material para seguir inventándome las historias.
Mola

Sally dijo...

Me encanta la entrada. Muy divertido. Yo seguramente me iría con el inglés del pintas y cuando éste estuviera borracho como un piojo me largaría en busca del francés. Donde hay un francés, hay alegría, mademoiselle!

yo, la reina roja dijo...

Gracias, Sally!

andoba dijo...

d) El cliente sentado en un rincón oscuro del pub observa interesado la escena y cómo la mujer y los dos hombres beben pinta tras pintan y se ponen cariñosones. En realidad es un marciano disfrazado de humano realizando su tesis doctoral sobre los distintos tipos de "menage". Hasta ahora ha tomado multitud de notas pero ha decidido empezar las prácticas por lo que, al estar familiarizado con la teoría de los universos paralelos se mete en los tres finales del chiste.

a/2) Como los dos hombres se enrollan entre sí, saca varios tentáculos de su cuerpo y se echa en las extremidades (sólo 4) de la mujer. Las 4 extremidades de la mujer (y lo demás) le resultan más que suficientes. La mujer, por su parte, nunca había tenido un encuentro tan "completo". Hace un chiste sobre el pulpo como buen animal de compañía y los dos se fuman un pitillo más que satisfechos.

b/2) La escena que se encuentran los tres novias/o al entrar en la habitación con las 4 figuras desnudas conectadas entre sí y jadeando es tan excitante que deciden incorporarse al grupo. El marciano dispone de tentáculos para todos. Incluso tiene uno con el que toma nuevas notas para su tesis. Al final, todos los humanos mantean al marciano al haber resultado tan excelente director técnico del encuentro.

c/2) El marciano, que habla mogollón de idiomas, se introduce en la conversación, le habla a los hombres en sus respectivos supuestos idiomas y descubre su plan. Los desnuda y los ata a sendas sillas para que la mujer (tú) los castigue por haber intentado seducirla(te) con artimañas. La mujer (tú) fantasea(s) con los posibles castigos.

...

Tres finales felices para ti.
Besos.

PD: Me encanta tu manera de metaliteraturizar (o como se diga) todo lo que escribes.

yo, la reina roja dijo...

Joder, ja, ja, qué divertido, Andoba.
Gracias y bs.