lunes, julio 25, 2011

HOMBRE GLOBO DESAPARECE

Nos vimos en una terraza del centro. Hacía tiempo que no quedábamos. Él, afamado periodista, pidió agua con gas. Yo, una vendedora mindundi, un café cortado. En realidad, ya sabía que nada de lo que le dijera le iba a interesar; él es el tipo de las palabras, los grandes titulares, los descriptivos pies de página. Yo trabajo en un kiosco, vendo chucherías, los periódicos que él escribe y, sobre todo los domingos, globos de agua para las venganzas de los hermanos pequeños sobre los mayores. Pues eso, que aquél comenzó a hablar de sus tribulaciones, de sus males y de sus numerosos premios, de su mujer pero también de las tareas de la casa. ¿Sabéis? Yo también hago las tareas de la casa. Sé que la vida de una kiosquera no es muy interesante pero también quito el polvo y hago las camas como mi amigo el periodista. Pero no importaba. Lo curioso es que él parecía hablar para adentro. No sé si sabéis a qué me refiero. Hay gente que comienza a hablar y hablar y hablar y lo hace para adentro, aunque en realidad no doblen el cuello ni dispongan su lengua de una manera especial. Pues bien, mi amigo comenzó a hincharse de repente, con su “pues yo no sé qué” y sus muchos “pues yo otro tanto”, y se hinchó tanto de sus propias palabras que comenzó a levitar, y hasta reventó de la hinchazón pantalones, camiseta y calzoncillos, y se tornó un balón gigante color carne, con pelos y una cosa colgando. Subió y subió pero como hablaba para adentro no sé si pedía ayuda o quería marcharse, así que yo le despedí con una mano como se despide a los parientes en el avión hasta que desapareció entre las nubes. Tuve que escribir yo el titular, aunque en la servilleta de la terraza: “HOMBRE GLOBO LLENO DE SÍ MISMO DESAPARECE POR FIN DE MI VISTA”.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó tu primer relato. Enhorabuena Reina Roja.
Alfredo J. Llorens

yo, la reina roja dijo...

Muchas gracias, Alfredo. Y a mí me encantan tus "fotazas". Bs.

lacado dijo...

Qué bien te queda la prosa, chica :D

ehrre dijo...

Qué bien te sienta la prosa, chica :D

dEsoRdeN dijo...

jaja! buenísimo! (y tristemente verosímil)

Ene dijo...

Vaya, qué importantes se creen algunos.

yo, la reina roja dijo...

Gracias por vuestros comentarios. ¡Qué vidilla!

Elena Lechuga dijo...

Espero que el viento sople fuerte...

antonio de egipto dijo...

a alguno de estos conozco yo

yo, la reina roja dijo...

Esperemos no ser, en algún momento, uno de esos hombres-globo... Bienvenidos.

Anónimo dijo...

Muy bueno... Y real como la vida misma
Mariano AUTT.

... dijo...

bien dicho y escrito reina! besos de aire (para afuera)