domingo, marzo 13, 2011

SE BUSCA

Se busca
mujer de unos 30 años.
Pelo largo.
Arrugas incipientes.
Presenta cuadro de toxicidad.
Padece melancolía.
Curvilínea.
Sin ceca ni meca.
Buena y mala amiga.
La más puta
consigo misma.
Dice tacos en inglés
cuando va en coche.
Mira al suelo
cuando camina.
Fuma mal.
Sueña peor.
No llega a poeta maldita.
Se busca
mujer de voz rota.
Se muerde las uñas.
La noche le muerde las rodillas.
Migraña.
Cabeza dura.
Pequeña niña
bajo la manta en el cuarto oscuro.
Se busca
mujer al borde de la ventana.
Con sus caídas
en orden alfabético.
Viste falda
y viste nostalgia.
(De nombre Carolina.)
Recompensa: tirarla al mar
sin represalias
u otras medidas correctivas.

12 comentarios:

Elena Lechuga dijo...

Mis 30 saludan a tu poema.
Y te dan las gracias por este texto que se adueñan.

antonio de egipto dijo...

Encontrado
hombre de 35 años.
Pelo corto.
Arrugas incipientes.
Padece melancolía.
Buen y mal amigo
-últimamente
lo advierte
con mayor nitidez
en ciertos rostros-.
No sabe idiomas.
Canta
cuando va en coche.
Mira al suelo
cuando camina.
Fuma mal.
Sueña.
No llega a poeta maldito.
Se muerde las uñas.
La noche le muerde el estómago.
Viste pantalón
y viste nostalgia.
(De nombre Antonio).
Le gusta la recompensa:
el mar, a veces, es un espejo.

yo, la reina roja dijo...

Pues yo te agradezco que te lo adueñes, Elena.
¡Qué bien esta visita, Antonio!

dEsoRdeN dijo...

No lo haga, señorita. No lo haga!!

PD: Cómo fue el jueves? Estaba secuestrado en cama por una banda de virus terroristas... :(
(esto empieza a ser como una maldición, o algo así...)

Ana dijo...

Te importa que los tacos los diga en catalán? Si no te importa esto, yo te sirvo. A mí no me importa ser Carolina por un día (o más). Eso sí, los tacos en catalán CONY!!

yo, la reina roja dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
yo, la reina roja dijo...

I tant! Els tacos com tu vuigas, bonica.

andoba dijo...

Porque la noche
te muerde las rodillas
al mar de la aventura yo te lanzo
y me arrojo después para salvarte
de tanto azul tan escondido
entre arrugas de tóxica melancolía.
O para que me salves
tú del cuarto oscuro
que a diario me crece entre las uñas
por no saber si al fin una princesa
-o alguna reina-
vendrá con curvilíneas
y dulces amenazas
a montarme un stric-tease de tesoros
guardados bajo el traje
feroz de la nostalgia.
Puede que nadie después venga a salvarnos
y quedemos tan solo como amigos
que enlazaron sus manos entre versos
y alguna melodía de voz rota.
O puede que prolongue el sueño afín,
encadene la noche a tus tobillos
-y los míos-
y sea yo
quien te muerda encendido las rodillas
y alguna cosa más
si es que te dejas.

yo, la reina roja dijo...

Jo, Andoba!

andoba dijo...

Sí, vaya... El yo poético me ha salido esta vez algo lanzado. :-)

Ana dijo...

Decidido Reina,

Después de tu permiso y del poema de andoba, quiero ser Carolina.

Gracias Reina, gracias andoba.

yo, la reina roja dijo...

Qué dulce eres, Ana.