domingo, marzo 20, 2011

NO LO DIRÉ

No lo diré.
Morderse la lengua
está muy bien,
de tanto en tanto,
en un poema.
Si no voy a cambiar
la forma de las calles,
mejor guardaré silencio.
No diré una palabra.
Sabes cuánto quisiera
que salieran las letras
de mi garganta,
con la precisión
de este licor que cae
y se vierte por mi mesa.
Pero no lo diré.
Cierra la puerta del poema.
Echa la llave.
Deja a este yo cabizbajo,
solitario,
habitar la hoja blanca.
Hay confort en lo no dicho.
Hay redención en la nada.

6 comentarios:

Valle Camacho dijo...

ME ENCANTA DESCRIPCIÓN, RETRATO IMPERFECTO

dEsoRdeN dijo...

muchas veces dicen mucho más los silencios, que las palabras torpes

PD: fumas una marca muy rara...

yo, la reina roja dijo...

Valle: no sé exactamente a qué te refieres. Bienvenida.
Desorden: ¿fumo?

andoba dijo...

Aunque no es el mismo tema, tengo yo por ahí un poema de asunto parecido en el que el tú poético temina diciendo: "¡Cobarde!". Pero no es que quiera decir nada con ello. Y es verdad que, a veces, fumarse la escritura y hacerla humo es lo mejor que se puede hacer.

Me ha gustado mucho este metapoema, Carolina, de los que más que te conozco.

¿Y por qué me parecen conocidos los dos últimos versos? No sé...

yo, la reina roja dijo...

Vale, Desorden, qué apardalá' estoy.
Andoba: gracias. Si te apetece, publica aquí el tuyo como comentario. Estas participaciones siempre son bien recibidas.

dEsoRdeN dijo...

Un poquillo apardalá, sí... ;D