domingo, febrero 13, 2011

ODA A LOS HOMBRES MAL VESTIDOS

Cómo me gustan
los hombres mal vestidos.
Encierran una ternura
bajo las ropas que sus madres
eligieron por sufridas,
o por protegerles del frío.
Llamadme rara,
miradme con recelo,
os perdéis la delicia
de lo insospechado:
bajo jerseys de lana gruesa,
estampados de los ochenta,
pantalones de pinzas algo subidos
yace cierta adolescencia,
perfil de chico tímido.
Sueño en secreto
con las espaldas
de los hombres malvestidos.

3 comentarios:

ana elena pena dijo...

comparto tu opinión. Siempre he sido de novios malvestidos, aborrecedores del fútbol y adoradores del café.
Hay algo tierno y bondadoso en los hombres desordenados, que visten mal. Quizá el no preocuparse demasiado por su aspecto y dar valor a otras cosas más importantes.

dEsoRdeN dijo...

vaya, pues entonces hasta tendría alguna opción contigo y todo...

XD

yo, la reina roja dijo...

Pues yo te imaginaba de un neutro estiloso...