domingo, enero 09, 2011

SIN SEÑALES

Me pregunto dónde estoy
esta tarde de domingo.
Por qué calles ando,
con qué hombres soy ficción.
Esta voz que sale
del poema, no sé de dónde
viene. Dudo si son las horas
de andar cantándole a la muerte.
Pero me buscaba.
Silueta de perro,
sábana tendida,
rama invernal.
Y sigo sin dar señales
de vida o muerte.
Parece mentira,
tantos años siendo eco,
no teniéndome
entre mis mejores amigos,
reprendiéndome
al traer collares de llanto,
parece mentira
que no sepa dónde encontrarme
para traerme del pelo
y castigarme al cuarto oscuro
sin cenar.

3 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

Eso de no estar entre nuestros propios mejores amigos es un mal muy común, me temo...

yo, la reina roja dijo...

Ay, ¡qué desordenados estamos, desorden!

dEsoRdeN dijo...

Demasiado, Reina Roja; demasiado...