martes, enero 04, 2011

MATERIAL CORROSIVO

Cuántas veces soy para mí
misma lejía o bacteria.
Mi carne es material corrosivo.
El pasado, un museo que habito.
“No me gustan las memorias;”
−dice el personaje del film−
“me complace su estética”.
Autodestructivo es el sueño.
Y camino, camino, camino
en la frontera de las cosas
y lo que no existe.
Mi silueta se hace aire
y, tras la destrucción,
renazco mascando tierra.
Cuántas vidas he vivido
en la belleza del dolor.

3 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

Precisamente la putada del dolor es su gran belleza, que nos hace adictos masoquistas...

silversroadnottaken dijo...

eso es la sombra de una gaita,,,??

yo, la reina roja dijo...

No, ¡en absoluto! Pero ya me lo han sugerido antes así que tendré que cambiar la foto.