sábado, enero 29, 2011

EL DESCAMPADO

¿Veis? En este descampado
se erguía el circo navideño.
Lo encontré esta mañana
deshabitado como una pequeña
Comala, ciudad yerma,
junto al centro comercial.
Yo querría haber estado dentro
con un traje de malabarista,
y ser feliz sobre la cuerda floja,
y meterme en la boca del león
con coletas y nariz de niña.
Casi lloro a su paso,
cuando bordeé esta mañana
el solar, donde ahora
viven los escombros.
Sin luces ni algodón de azúcar.
Entre cucarachas y restos.
Lo juro, casi cayó una lagrimita
de mis bolsillos, esta mañana.

1 comentario:

dEsoRdeN dijo...

La decadencia circense produce nostalgia...