domingo, septiembre 27, 2009

LOS SITIOS DE LA NOCHE

Sabes que me gusta caminar descalza
por los sitios más dolorosos de la noche.
El recuerdo es también una calle
por la que suelo adentrarme,
siempre para salir sangrando
justo como a mí me gusta.
Y si en el transcurso de los engaños
me emborracho, mejor, ya soy
la pobre mujer sola y alcohólica,
para que todos me tengan lástima,
para que todos se aprovechen,
para tomar pastillas o pena.
Y, bien lo sabes, me gusta recordarte
como un martirio, fruta agridulce
desgranada en mis labios.
Te me caes a chorros por el escote,
hacia la vagina.
Y empieza a dolerme todo el cuerpo.
Y me gusta creer que la ciudad está en llamas
y es tu culpa, dulce hijo de puta.
Pero en un verso la ciudad es mía
y la libro de alimañas.

7 comentarios:

Neo dijo...

Hay quien quiere sentir tanto que no le importa sufrir?

yolareinaroja dijo...

Sí, pero en el papel.

dEsoRdeN dijo...

Vivir sin sentir es morir en vida

... dijo...

en papel y en piel...

andoba dijo...

Me ha gustado mucho este poema. Una imágenes perfectas para esa tú oscura que dices ser a veces(volveremos a repetir lo tan manido de que en el papel siempre se deja algo propio).

Por eso me han extrado los dos últimos versos. Si contamos sólo con el poema, no me cuadran, no me parecen coherentes con lo anterior. Pero si llegas tú diciendo "sí, pero en el papel", puede entenderse ya que el poema es un juego creativo y que todo ese regodeo en el sufrimiento se resuelve rápidamente con un verso cazador de alimañas.

Insisto: está muy bien. Como también el de la nevera, con ese contraste entre lo duro de lo que se cuenta en un tono como infantil.

Cuenta dónde actúas, Carolina, por si tuviera ocasión de acercarme. Por cierto, me falta alguna última versión de Flash para poder acceder a votarte, igual lo consigo desde algún otro ordenador.

Besos.

yo, la reina roja dijo...

Gracias, Andoba. Bueno, el poema era en sí una necesidad constructiva. Todo lo que evoca es un caos y dolor que en realidad son falsos,con los que juego desde siempre a relacionarme. El verso final (que es el único que busca la rima, para cerrar) es una vuelta a tener la cosa controlada (poema/vida/ficción...). ¡Cómo cuesta explicar lo ya dicho de manera referencial!
Ah, actúo la semana que viene en Madrid, con lülla. El día 10 de octubre. Pondré un anuncio aquí.
Un abrazo.

dEsoRdeN dijo...

Buscar explicaciones a un poema es como intentar jugar al tenis con una pelota de rugby