viernes, julio 10, 2009

Sandalias, letras, locutorio

Como a un animalillo domesticado por capricho, tengo a la escritura un tanto abandonada. Algunos creen que cuando llega el verano, los que escriben, muchos de ellos, se dedican mejor a otros menesteres. Se supone que el frío prepara los cerebros para las letras. Pues no digo yo que sea cierto, pero últimamente salgo más de compras o de copas, que de letras. Y las palabras que tecleo son meramente sociales Hola, qué tal, A dónde te vas de vacaciones, Creo que no me cabe un cubata más, pero bueno (esto, obviamente, en directo).
Ahora mismo, que venía de hacer la compra, me he parado en un locutorio razonable para revisar mis correos, muro del facebook, myspace del grupo... en lugar de irme a casa a escribir como he hecho durante el año. Cuando digo razonable es que los dedos no se me pegan en exceso al teclado y no hay mucha gente gritando en lenguas que no entiendo. En algunos locutorios (tengo conocimiento desde que no tengo red en casa)no saben lo que es un usb, un anti virus (bueno, esto en casi todos), ni siquiera un spray para limpiar los sudores de los usuarios. Cuando salga del locutorio, iré directa a lavarme las manos hasta las axilas, no exagero, son lugares corporales, pero de cuerpos con los que uno no quiere tener nada que ver.
En fin, que me he liado un poco. Mientras escuchaba el podcast de "Me lo dices o me lo cantas" (RNE3) del 9 de julio, me dije Venga, escríbete algo, prima, que ya te vale. Y, nada, aquí estamos, con el cerebro mareadito, pero conforme con un verano en la ciudad por el momento. Sin metáforas jugosas pero con las piernas con ganas de caminar en estas sandalias.

http://www.rtve.es/resources/TE_SMELO01/mp3/9/6/1247209307269.mp3

4 comentarios:

Ana dijo...

Con esas sandalias salir y comerte el mundo para ti es fácil reina, sigue con el verano de ciudad, de terrazas y de cubatas de risas y palabras que luego podrás escribir, de esos que aunque a ti te emborrachen a nosotros nos encantan.

Disfruta reina.

dEsoRdeN dijo...

Como todo, va a épocas, y siempre hace falta que las musas vengan de visita para ponerse ante el teclado (aunque sean de 3ª categoría, que las musas también tienen jerarquías y categorías profesionales). Experimenté lo de los locutorios en forma de biblioteca de barrio cuando estuve 3 meses sin ordenador, y lo recuerdo como una época oscura de mi historia reciente...

ptns

DavidL. dijo...

Que identificado me siento con eso del "locutorio razonable", el día que encuentre uno también escribiré sobre él. El último que visite estaba lleno de cucarachas y nadie se sorprendía, debe ser que soy un burgués adicto a insecticida de spray.

Ten una buena semana! :)

txe dijo...

el día a día de la literatura...