martes, abril 07, 2009

MUERTE EN EL CONGO

Uno de mis alumnos ha escrito un cuento africano en el que salimos compañeros de clase y una misma. En varias ocasiones, estoy a punto de que me jale un caimán, o me absorban unas aguas pantanosas. Pero Juan me salva de un modo u otro.
Entre las peripecias de la historia, el alumno me va recordando que no le he aprobado, que si hay alguna posibilidad porque trabaja mucho y tal y cual, en fin, que aprovecha el chiquillo para tirarme chinitas entre el nudo y el desenlace. Pero lo mejor de todo es cuando al final unos monstruos del África profunda consiguen atraparme y me devoran. FIN DE LA PROFESORA DE LENGUA. RIP. MUERE. Lo cierto es que me pareció de lo más ingenioso y al leerlo me caían las lágrimas de la risa. Juan ha aprovechado la literatura (aún para él en pañales) para vengarse, porque quiere aprobar pero no llega. También, Juan, sin haberse leído la Metamorfosis de Kafka, muta en un bicho raro y antes de aniquilarme letrísticamente me dice "No te preocupes, profe, que soy yo".
A veces me encanta esta profesión, la verdad. Hay momentos odiosos, de hastío, momentos en los que tengo que fingir que tengo la ley, momentos en los que el currículum del área ahoga a grumetes y capitana; pero otros, como el de leer los textos de mis alumnos, pueden ser deliciosos. Palabra de muerta.

*Por cierto, el texto "De tetas e idiotas" ha sido suprimido ABSOLUTAMENTE SIN QUERER y sólo lo he podido recuperar en versión caché. Lo he vinculado a la derecha, junto a otros blogs que leo.

5 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

Ese chaval se merece el aprobado! Es muy grande!

DavidL. dijo...

Durante algunos veranos fui monitor de tiempo libre en campamentos con niños.
Me encantaba fomentar su creatividad y hacer talleres de cuentos, de pintura y de teatro.
Todavía guardo algunos de los cuentos que escribieron, algunos los protagonizaba yo. Son muy divertidos y también acabo asesinado y devorado por un dinosaurio en un par de ellos.
Ay, ojalá volviera a ser un niño...

... dijo...

Sí yo creo que también se lo merece.. por lo menos súbele la nota señora profesora!

andoba dijo...

La pregunta es: ¿Tendría Juan cara de fruición mientras los monstruos africanos te devoraban, o habría dado el salto literario y sentiría cierta pena en la extinción de tu apreciado personaje? Porque claro es que te aprecia.

el angel de las mil violetas dijo...

jajjajaajaj lo que te habras reído... habría que verte!!
Besos!!