jueves, marzo 13, 2008

La risa de Arnaldo (homenaje)

1
La risa de Arnaldo dura 0:40 segundos como media. 0:45 si añade algún ruidito final tal como respiración afónica, sonido tipo sus scrofa palustris o palabra mascullada. Cuando ve una mosca pasar, su risa puede oscilar entre el 0:20 y 0:24. Cuando alguien bosteza: 0:31. Si alguien cuenta un chiste, quizás no pare de reír en diez minutos.

Arnaldo sigue recto, antes de que la avenida cambie de nombre, y encuentra el Gran hotel. Los dorados de la entrada muestran que un día fue lujoso. Arnaldo cree que todavía lo es, pues lo ha leído en una guía de viaje de los años 60. Arnaldo es anticuado, su aspecto es anticuado y su risa se queda anticuada de gastarla tanto. Antes de aparcar ve cruzar un hombre con sombrero. El viento le quita el sombrero. Se desternilla hasta salírsele las lágrimas: se le ha caído el sombrero.
Arnaldo va solo, no hay problema. Su propia concepción del mundo y la diversión le dice que eso es muy divertido, y que va a disfrutar de lo lindo. Disfrutar de lo lindo es una frase que sólo él diría a estas alturas.
En el vestíbulo deja su maletita de piel y respira como su hubiera acometido una hazaña. Comienza a reír, no sabe por qué; las paredes, las alfombras, el recepcionista le causan risa. Por cierto, éste le habría partido la cara de no ser que Arnaldo hubiera accedido al bar del hotel, por la puerta acristalada de la derecha. Allí le esperan TRES HOMBRES Y UNA MUJER, QUE RÍEN, BEBEN Y FUMAN en una mesa redonda. Son autores de una novela y comentan qué personajes están funcionando, qué frases hay que eliminar y cuándo van a hacer la fiesta de fin de novela. Les gusta reír, como a Arnaldo.

2
Arnaldo planta su maletita viajera delante de la mesa y se presenta: Me llamo Arnaldo. Ja, ja, ja. Sólo eso, no tengo apellidos, ¿qué risa, no? Los escritores se miran con complicidad y muestran escepticismo. ¿Ese personaje bajito, de mediana edad y así llamado les servirá? Piensan luego que no deben juzgar a la primera (ya piensan al unísono sin necesidad de hablarlo) e invitan al personaje a una copa.

Este se quita la chaqueta y la pone en la silla, muy metódicamente; se quita la chaqueta de lana, y también muy metódicamente saca una carpeta con apuntes. Este proceso le ha costado casi tres minutos y los escritores se impacientan. Arnaldo se disculpa y esto le causa una risa viscosa que hace añadir cuarenta segundos al acto de sentarse. Los escritores se irritan. El del bigote decimonónico pide cuatro cervezas más. El del sombrero enciende un cigarro. El que parece el guía de la tertulia dice algo avivado con sarcasmo. La mujer mira los folios de Arnaldo. He traído un guión para, si lo desean, lo tengan en cuenta, para construir mi personaje fielmente. Je, je. Aquí –señala con su dedo índice- aquí, je je –vuelve a interrumpirse, la risa no le deja hablar– este pasaje es muy divertido. En realidad sucedió así –comienza a explicarles–: mi amigo cogió el vaso –hace lo propio con la cerveza del decimonónico– y me lo echó por la cabeza –se vierte el contenido en la susodicha. Se atasca y por la rojez de su cara y los espasmos parece que le estuviera dando un paro cardíaco. La cerveza va cayendo sobre el bueno de Arnaldo.

10 comentarios:

juan rafael dijo...

Un hombre sin complejos: feliz.

malditoescritor dijo...

yo casi conozco a uno como él. Y el homenaje? para quien es?

P.D. Si no es mucho preguntar.

yolareinaroja dijo...

¡A "nuestra merced", pardalet!

dEsoRdeN dijo...

Y es que la risa se puede asociar por igual a felicidad que a estupidez
¿el jueves todavía habrá movida en VNC?

yolareinaroja dijo...

Sí, desorden. Tanta felicidad/estupidez que me he saltado mis propias normas de hacer posts breves. Bueno, el próximo.

dEsoRdeN dijo...

Las normas están para rebentarlas en 1000 pedazos, con premeditación y alevosía

Ramon_the_3rd dijo...

JAJAJJ!!! buenisimo.

lua dijo...

yo quiero leer ya la novela!!!!

qlaroscura dijo...

me gusta este homenaje a la libertad, a la risa, a la literarnaldo...

qlaroscura dijo...

me gusta este homenaje a la libertad, a la risa, a la literarnaldo...