sábado, junio 09, 2007

Anatomía de la melancolía

Los signos habituales que aparecen en los cuerpos de los que son melancólicos son éstos: son fríos o secos o son calientes y secos, según esté el humor más o menos adusto. De estas primeras cualidades puede surgir una segunda, la del color: negro, tostado, pálido, rubicundo, etc. Algunos son, como observa Montalto siguiendo a Galeno muy colorados y de color fuerte. Hipócrates (en su libro De insania et melancholia) cuenta estas señales: que están "flacos, mustios, con los ojos hundidos, parecen ancianos, con arrugas, ásperos, muy afectados por la flatulencia y por retortijones en el vientre; eructan a menudo, tienen el vientre seco y duro, la mirada abatida, la barba lánguida, zumbido en los oídos, vértigo, mareos, con poco o nada de sueño e interrumpido, sueños terribles y temibles".

Los mismos síntomas los repiten Melalenio, Rufo, Aecio, Rhazes, Gordon y todos los modernos: "eructos continuos, agudos y apestosos, como si la comida del estómago estuviera putrefacta o hubiera comido pescado; vientres duros, sueños absurdos e interrumpidos y muchas visiones fantásticas en los ojos, vértigo, están propensos a temblar e inclinados a la lujuria".


La señorita Reina Roja cierra el libro de Robert Burton. Se pregunta si Rubén Darío eructaba con tanta facilidad como analiza el tratado. Sonríe. Qué divertida esta teoría del siglo XVII. Luego imagina que deberá pensárselo dos veces al llamarse "melancólica" con cierto orgullo, para distinguirse, entre amigos y familiares.

16 comentarios:

alevosa dijo...

Lo que la melancolía tiene de atractivo, es su sabor agridulce y su color azul. El look pálido y ojeroso proporciona cierto glam con el que vestir la melancolía.

¿Y por que vestirla o engalonarla de ojeras y de azul? ¿Porqué ese regodeo del melancólico?

La señorita Reina Roja, gusta de llamarse melancólica pues la melancolía es una forma de tener.
Es la manera de tener no teniendo.
Tener justo lo que nos falta.
Osea, su esencia.
Por eso es agridulce la melancolía.
Y ojerosa.

juan rafael dijo...

No, no, melancolía no, que habrá penas por llegar y cuando se junten todas, que no nos dé tiempo de ponernos melancólicos.

andoba dijo...

Es preciso manifestar a sualtezarojilla nuestra tópica duda de qué fue antes, si el huevo o la gallina, si la flatulencia y el eructo o la melancolía. Porque quizá los azules (alevosa dixit) andaban solitarios por su expulsión de gases y de ahí su melancolía, ya que no les permitía relacionarse normalmente con el resto de los seres. Algo débiles sí debían de ser, ya que tal vez sus flatulencias les acomplejaban impidiéndoles la relación, una relación que todos practicamos con cierta normalidad aun eructando y flatuleando, que son actividades fisiológicas habituales.

En estos tiempos, debe aceptar su altezarojilla que la melancolía va por otros caminos que el de la ojera azul, caminos que pasan por el aparente desentendimiento de lo que les rodea, lo que provoca un mayor interés hacia los melancólicos del resto de los mortales: es el espíritu caballeresco que todo el mundo guarda aunque esconda: siempre es bienvenido alguien a quien rescatar (y si está buena o bueno, mejor). De todo ello el "prestigio" de la melancolía.

Sualtezarojilla puede seguir fardando melancólica si lo desea, algo que no parece, en nuestra modesta opinión.

El detective amaestrado dijo...

La melancolía me paraliza. Y me gusta snentir en ocasiones que sí, que me abandono a ella

Kraichek dijo...

divertida????
Tal vez tengamos maneras direfentes maneras de mirar.
Mucha suerte en los examns y ánimo!!!

picon dijo...

La melancolia y la desesperacion es el reflejo vital de la insatisfaccion y tiene mucho que ver con lo que, consciente o inconscientemente, le exige uno a la vida y a la muerte. A la primera, sencillez y alegria; a la segunda, comprension. Caso y cosa imposible.La melancolia tiene tanto de atractivo como la soledad, tan solo depende de una cuestion: la voluntariedad. Si quieres estar solo, la soledad es hermosa. Si no, todo lo contrario. En el caso de la melancolia, es muy buena para hacer versos emocionantes. Pero cuando en lugar de eso, quieres, que se yo, hacer el pino, no vale para nada. Anula y paraliza. A la Andoba le diria que no he tenido peor experiencia que la referida a atraer a una chica por mi tristeza o melancolia. Siempre senti que daba pena y a pesar de lo que dijo Unamuno, el amor puede tener algo de compasion, pero no creo que sea un componente fundamental. Prefiero el deseo, para empezar, la complicidad para continuar, la entrega y la necesidad para perdurar, y lo que ella quiera para nunca terminar. He dicho. Gracias por existir a todos. Aunque no pueda veros los ojos.

La srta. Alevosa me recordo a Nacho Vegas. Anoche estuve viendo unos videos de actuaciones en directo y coincide con el look ojeroso descrito.

yolareinaroja dijo...

¡Me voy a creer lo de las ojeras! Bueno yo ahora tengo de estudiar pero espero que cuando pase este pequeño calvario me vuelva el cierto frescor y no esté así de alabastrosa.
Un abrazo a todos los comentaristas.

andoba dijo...

Es preciso solicitar a sualtezarojilla permiso para unas palabras más -sin deseo de apostillar- tras su última respuesta que da por finalizado el hilo.

Unas palabras para comentarle a picon que el amor puede nutrirse de muchas maneras y una de ellas también podría ser la compasión. Cómo reaccionan los melancólicos antes las atenciones hacia ellos es asunto que ellos mismos deberán resolver. Desde mi punto de vista, tienen todo el derecho del mundo a que alguien intente liberarlos de esa cárcel azul. No vería bien, en cambio, la melancolía como pose, como engaño para atraer posibles intereses. Me parece mal cualquier estafa en el amor. Ni en la guerra ni en él vale todo.

Decirle también a picon que la senda trazada -deseo, complicidad, entrega... etc- me parece estupenda, y que este andoba, de momento, pertenece al género masculino.

Aprovecho también para informar a sualtezarojilla, por si aún no lo vio, que añadí unos comentarios sobre la belleza fácil.

Gracias por permitir este exceso.

el angel de las mil violetas dijo...

Que tengas mucha suerte en los exámenes. Un beso!

txe dijo...

eso suena a paracelso...

sospeetoso dijo...

puede

annabellee dijo...

La Reina está triste...¿Que tendrá la Reina?

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Creo que sí, que la melancolía conlleva esos síntomas, sobre todo el de la flatulencia, pero eso se sabe que está tan extendida, por el hálito a digestión pesada que deja tras de sí.
Un beso.

yolareinaroja dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Disculpad que no os conteste a cada uno debidamente. Estoy muy nerviosa con esto de estudiar. No tengo tiempo de nada. Creo que tengo una congregación de alienígenas en mi estómago. ¡Ripley!

Alberto dijo...

La melancolía es el placer de estar triste.Las gentes propensas a la melancolía son las mejor dotadas para el amor.
Un libro,un post, la vida, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía...

El viajero melancólico dijo...

Interesante