sábado, mayo 26, 2007

Patatas dulces crudas

José Pemán es un buen personaje para un relato. 90 años. Espalda recia. Curas de ajo y cebolla.
Cuando era pequeña, José Pemán llevaba a Norah y a sus hermanas a la huerta, en la periferia. Robaban higos, zanahorias y le llamaban abuelo. Una vez les persiguió un labrador, seguramente también tendría nietas pues se parecía a su abuelo.
Norah siempre ha asociado a José Pemán con la aventura feliz, con los silbatos que hacía de los huesos de níspero y las patatas dulces crudas. Toma, nena. Le daba una porción con un poco de sal. Como en la guerra. Una vez José Pemán le mostró a la pequeña Norah el combate de una Mantis y una avispa. Mira, mira cómo le parte el cuerpo en dos.

La madre de Norah le cuenta que cuando tenía 20 años, a punto de casarse, José Pemán le prohibía: lavarse el pelo, llegar a casa más tarde de las 21, entrar en los bares. Siempre me tenía que ir del cine antes de ver acabar la película. Nunca fue el futuro padre de Norah a casa de José Pemán antes del matrimonio. No entraba dentro de los permisos que de cuando en cuando concedía. Su madre también le cuenta que José Pemán solía engañar a su abuela con otras mujeres. Nena, sácame el pasaporte, que me voy a Francia. Es lo que ordenó a la aún no madre de Norah. En Francia, José tenía una amante y siempre había presumido de lo grande de su amor. Tú cállate, no me preguntes si no quieres que te mienta. Es lo que le decía a su esposa. Una vez, cuenta su madre, José Pemán le puso a la abuela de Norah un cuchillo apuntando al callado cuello. Nunca Norah vio una imagen como aquélla. Nunca la imaginó cuando José Pemán le daba la mano en sus paseos por la huerta para que no se cayera.
Pensar en su infancia con él es una fuerte contradicción. José Pemán es un hijo de la gran puta.

12 comentarios:

El detective amaestrado dijo...

Vale, será un grandísimo loquetuquieras, pero has logrado dibujar un personaje cojonudo en apenas unas líneas...
Porque era un personaje de ficción , ¿no?

Alberto dijo...

No se yo si es un personaje de ficción, ¿ o tal vez es real?
Me es familiar la historia.
Abrazos.

Kraichek dijo...

moverlo?
la idea en principio era superacion personal; tu sabes por donde se podria mover?
yo no tengo ni idea, por presentarlo, no pierdo nada, si es q hay concursos asi....
muchas gracias

desorden dijo...

Yo más bien diría hijo de la grandísima puta; dulce y crudamente, claro...

yolareinaroja dijo...

Bueno, blogueros,ante todo he intentado no ser maniquea.

alevosa dijo...

josé pelayo tambien tendría un abuelo que a saber de qué grandísima puta fué hijo...(pobres grandes putas, encima de putas apaleás) y así hasta adán, que fué tonto él y a eva, que fué una sibilina...(y puta, seguro)

vi dijo...

Sin ninguna duda.

Un gran cabrón

vi230850.blogia.com

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Jose Pemán es una muestra de una generación, como tantas otras, cada una con su estigma a cuestas.
Un hermoso relato.

txe dijo...

josé pemáne s jose maría pemán?

Andy dijo...

OPino lo mismo que el Det... es de ficción, o se parece mucho a ella.

Precioso post

A.-

yolareinaroja dijo...

Muchas gracias, Andy.
¿No tienes un cuaderno en la red que pueda visitar?
Un saludo.

npeman dijo...

Fantástico relato, pero, pero, hay apellidos que tan sólo hacen referencia a muy pocas personas. No pasa nada, los nombres están para utilizarlos, salvo que el relato se convierta en la descripción de un hecho.